El Pánico y la llegada del 2000

 

Hace unos poquitos días me encontré con la señora Marta Fleisher editora del periódico Convivir, y me comento - ¡Doctor, que repercusión tuvo su artículo acerca del Ataque de Pánico!, todavía me siguen escribiendo notas al diario y recibo llamados solicitándome si se puede ampliar el tema.
Mientras Marta me contaba, yo, divisaba su rostro, en relación a este tema, traslucía preocupación y es en ese momento donde se aparecen en mi memoria imágenes diversas de la proximidad del año 2000. 
La primera imagen es un reloj del noticiero, que había visto el día anterior en un canal de televisión, que funcionaba contando cuantos días, horas, minutos y segundos de manera regresiva faltan para el fin del milenio.
La manera de instalación de este reloj parece ser, la de un detonador de tipo explosivo, que no se sabe que explosión va a producir.
Mientras leía los periódicos y revistas de actualidad, el fin de semana, estos mencionaban los artículos de Nostradamus, médico y astrólogo que nació en 1503, de reconocimiento universal por el cumplimiento de sus predicciones halladas en las Centurias, pero había una que llamaba la atención, la que pronosticaba para los primeros 7 meses de 1999 y las Pascuas del 2000, que una especie de holocausto sucedería en este mundo civilizado. Si a esto le sumamos al autor estadounidense Edward Yourdon, prestigioso ingeniero en sistemas, que escribió el libro “La bomba de tiempo del 2000”, donde sostenía que el problema que se avecina a fin de año con las computadoras, si en los países no toman los debidos recaudos, pueden ocasionar serios trastornos, en la electricidad, transportes, bancos, en todo lo que es la vida cotidiana y ahora me aparecen en mi mente lo que creo que es la escencia del tema, un mundo globalizado y/o un capitalismo despiadado.
Clifford Pickover, investigador IBM, el 26 de Enero de 1999 declaró para el New York Times, que la Internet disolverá el concepto de Nación, la humanidad será una sola mente con muchos pensamientos como una colmena, y la geografía se convertirá en plastilina.
Es este investigador tal vez con esta definición la que me hace pensar en la cantidad de pacientes que ya no aparecen en los rubros, borderlaines, neurotico, psicosis, sino este nuevo estatuto denominado Ataque de Pánico.
Tal vez este modelo capitalista globalizado, Internet mediante sea lo que no le permite tener al ser humano modelos, o lideres, por ejemplo Sarmiento, Favaloro. Hasta hace algunos años estos personajes en mi vida eran los que yo quería imitar, crecer o parecerme a ellos, hoy ya no están, tampoco hay límites como dice Pickover, la geografía es de plastilina, la mente de los seres humanos ya no tiene un carril que los lleve a destino, sus cuerpitos van siendo deshabitados, porque los afectos fracasan los límites, fracasan los ideales, como dice la Lic. Adriana Abeles en su artículo de Página 12 de hace un mes atrás. Los cuerpitos lo comienzan a habitar fantasmitas, sin modelos sin estatutos del liderazgo, sin límites y sin afectos.
Retomé este artículo para volcar la experiencia como médico homeópata ya que recibo a diario, este tipo de pacientes diagnosticados con “Ataque de Pánico”, y es importante transmitir a mis colegas, que en estos casos, ya que por las características del mismo, están plagados de síntomas mentales y que en algunos casos nos pueden parecer síntomas característicos, sin embargo no deben tomar para su repertorización ya que estos síntomas mentales están plagados de miedos o trastornos por temor, que pertenecen a la historia de la enfermedad. Si deben tomarse los síntomas generales y particulares bien modalizados, que en el tiempo son los que les permiten devolverles a estos cuerpos deshabitados, el hábitat para su alma.

 

 

Dr. Sergio Rozenholc