Medicina para el Tercer Milenio

 

Buscando nuevos aportes médicos y terapias más eficaces, para los tiempos que corren, volví de un seminario de formación en Suiza. Traje valioso material, de lo que podría llamarse “Medicina para el tercer milenio”, una lectura diferente de la enfermedad y una propuesta distinta para abordar cierto tipo de pacientes que desde la óptica actual, no han recibido respuesta satisfactoria a su conflicto psicobiológico.
Esta nueva metodología permite detectar el modo de expresión utilizado por el paciente en el recorrido que lo lleva desde la salud hasta la enfermedad y se observa con claridad el modo en que se produce el impacto orgánico, en donde la enfermedad se vuelve coherente y adquiere un sentido.
Se produce un trazado diferente en el recorrido de lo que sería el diagnóstico, pronóstico y el tratamiento, abriendo “nuevos caminos de Esperanza” en los llamados enfermos graves (cáncer, esclerosis múltiple, etc.)
El descubrimiento del Dr. Ryke Geerd Hamer es que simultáneamente cerebro, órgano y cuerpo funcionan al unísono como si fuera una orquesta sinfónica, según él, la enfermedad, es la solución perfecta del Cerebro, es un proceso especialmente programado por el cerebro para preservar la supervivencia del individuo y la especie. Cada uno de nosotros se encuadra en un eje, en el que se alinean:
1- el Cuerpo: formado por miles y miles de células, cada una cumpliendo su trabajo. Objetivo: la Naturaleza nos organiza para vivir y perpetuar la especie.
2- el Cerebro: entendido como un órgano. Es una extraordinaria computadora, con un poder del orden de la 15º generación (las más potentes del mundo como en la Nasa, son sólo de 5º generación)
El Cerebro realiza complejas operaciones espacio-temporales, relacionando pasado con presente, presente con pasado, ambas con el futuro - más - todas las funciones automáticas de la fisiología. Cada segundo el Cerebro recibe información del universo, a través de los sentidos, más información interna de todo el cuerpo. Miles y miles de operaciones que analiza en fracciones de segundos. Integra toda la información y “saca” el programa biológico de supervivencia más adecuado para ese individuo. Para recordar: el Cerebro está integrado y programado en términos biológicos de supervivencia más adaptada, para seguir viviendo. Cada orden que da es perfecta: el Cerebro no se equivoca jamás.
3- el Pensamiento, entendido como una función que trasmite información al Cerebro. Estos 3 ejes funcionan sincrónicamente. Pero que ocurre con la enfermedad?
Si un individuo tiene conflictos psicológicos, lo son sólo de ese nivel. La enfermedad es otra cosa, implica que el conflicto se volvió biológico. De que manera? Hay 2 caminos:
a) cuando la persona sufre un stress excesivo, que pone su vida en peligro, es decir, cuando la posibilidad biológica de supervivencia pasa de límite. Inmediatamente en el Cerebro hay una mutación y comienza a desarrollarse un programa que llevará al sujeto hacia una enfermedad muy precisa. Según Hamer, una enfermedad se puede “programar” en un segundo.
b) cuando hay un conflicto psicológico agudo “permanente” que nos va minando, nos agota y nos lleva a la muerte, ya sea por “sobreagotamiento” (ej, caminamos por un desierto sin parar durante días. El cuerpo sin reposo, caerá muerto de agotamiento) o por “distracción” lo que nos vuelve vulnerables a los accidentes mortales.
El Cerebro no tolera estos sobre-stress psíquicos permanentes y al no haber solución, “saca” un programa biológico de supervivencia. Toma el conflicto de la “esfera psíquica” y lo traslada a la “esfera biológica”
 a través de la enfermedad.
Así, el Cerebro nos da una segunda chance para resolver el problema, un tiempo extra de vida para encontrar una solución.
El Arte del Médico y Terapéutico, es hacer tomar conciencia de esta parte inconsciente del conflicto: comprender el sentido de la enfermedad. Como el Cerebro es la central de comando del individuo, sólo actúa a través de las células del cuerpo. Y las células cerebrales pueden hacer 4 cosas:
1) el Cerebro ordena hacer masa: origina tumores, adenomas, fibromas, pólipos, cáncer... En fase de curación, el Cerebro ordena lo inverso: reducir, enquistar, cicatrizar la masa.
2) el Cerebro da la orden de cavar: esto origina cavernas, lisis, necrósis, úlceras... En fase de curación el Cerebro ordena lo inverso: rellenar, rellenar y rellenar.
3) las células aquí ordenan bloquear: para el funcionamiento. Ej: células de los islotes de Langherghans (páncreas) se declaran en huelga y originan una diabetes. En fase de curación, el Cerebro ordena desbloquear.
4) La inversa: desbloquear: El Cerebro no reprime. Ej: temblores permanentes, tics... En fase de curación, ordena volver a bloquear.
El Cerebro no puede hacer nada contra una situación externa, pero sí puede actuar sobre las células constitutivas del organismo que están a su cargo. Entonces, según la historia del individuo, el Cerebro hace alguna de estas 4 cosas.
Si hablara, el Cerebro diría: “para no morir en este conflicto que nos va a matar, ya que ni el Cuerpo ni el Pensamiento pudieron resolverlo, yo, el Cerebro voy a darte una solución: Envió la orden de mutar genes, cromosomas, núcleos de células, nervios motores, etc, y (por ej.) bloquear”. El sujeto se paraliza cada vez más y más y surge por ej., la esclerosis en placas. Cuando la persona este completamente paralizada, va a tener una segunda oportunidad. Ya no tendrá que afrontar el primitivo sobre-stress.
Al estar paralizado, solucionará el conflicto de desvalorización biológica, a través de la enfermedad. Todo cáncer empieza con un shock psíquico brutal, un conflicto dramático, vivido con el aislamiento más absoluto y ha ese conflicto inicial el Dr. Hamer le ha dado el nombre de Sindrome Dirk Hamer (DHS). El nombre se debe a su hijo Dirk que a raíz de su muerte, el Dr. Hamer se enferma de un carcinoma al testículo derecho, este fue el punto de partida de su investigación.
Para esta nueva Medicina, el cáncer es un programa especial de sentido biológico. Y si el paciente tiene suerte de darse cuenta de que se trata de un programa especial de su Cerebro, programado por él, el pánico desaparecerá cuando lo comprenda y volverá la salud.
Aquí entra la historia personal del paciente en un sentido vertical, en relación a la supervivencia de la especie, su árbol genealógico, qué pasó con sus abuelos, tíos, padres, especialmente entre aquellos que ocuparon el mismo orden en la escala familiar, como él, que nos lleva a comprender un sistema de organización familiar única, irrepetible y donde aparecen las coincidencias significativas en respuesta a su enfermedad. Esto permitió la confección de Diccionarios de malestares y enfermedades, verdaderas Enciclopedias de decodificación biológica. Ej.: en general, todas las inflamaciones terminadas en itis (amigdalitis, cistitis, colitis, laringitis, etc) están ligadas con la cólera no expresada y con sentimientos de frustración.
Así, el cáncer está relacionado con emociones rechazadas, resentimientos profundos de larga data, en relación a alguna situación que perturba a la persona y frente a la cual, no se animó jamás a expresar sus sentimientos profundos. Aún si el cáncer se declara luego de un divorcio difícil, la pérdida de un ser querido o un empleo, es habitualmente el resultado de muchos años de conflicto interior, de culpabilidad, penas, rencores y tensión. La persona tiene internamente una baja estima de sí misma y deja de costado sus necesidades personales. Aparece el sentimiento de autodestruirse con la enfermedad. El individuo siente que actuó siempre en función de los otros y no de lo que íntimamente quería. Vive su vida como un fracaso.
Para cada diagnóstico puntual, hay una explicación, comprensión que hemos corroborado en la historia de nuestros pacientes, llegando a impresionantes conclusiones.
Como se podrá deducir, a partir de esta descripción que hemos hecho, se abre en este milenio un amplio abanico donde se ofrecen diferentes Especialidades. En relación a una nueva Medicina, lo que en España se ha dado en llamar Medicina Sagrada, creada por Hamer, que permite una comprensión revolucionaria de la problemática del paciente asociada a la otra gran medicina desarrollada por Hahnemann que es la Homeopatía.

Creo que estas dos medicinas en este nuevo milenio van a permitir la comprensión del sufrimiento humano desde el más humano acto médico.

 

 

Dr. Sergio M. Rozenholc