Rencor Mi Vieja Nostalgia

 

Es como si volviera de un largo sueño casi acompañado de un letargo infinito, y cuando me despierto al abrir los ojos me veo caminando por las calles de Torremolinos, un viejo pueblo de pescadores, en las afueras de Málaga, es en ese momento que me encuentro en un bar con una amiga colega española preguntándome, Sergio ¿crees que el rencor siempre aparece como síntoma de la mano de la nostalgia?
En principio le contesto que no, sin embargo cuando mi mente comienza a circular en el recuerdo de las consultas de una serie de pacientes en donde las imágenes de dolor, y tal vez no las de un dolor presente pero si del pasado, se dibujan como una huella que identifica al rencor de ese lejano tiempo pero sin poderlo expresar.
Posiblemente es en este punto en donde anudo el rencor a la nostalgia, en el cruce por el cual el dolor que produce el rencor presentifica la nostalgia de otros tiempos, que tal vez para el sujeto en su memoria los sitúa como más felices.
Cuando nos encontramos ante esta problemática clínica, la semiología homeopática, de acuerdo a la formación del colega, nos remite por diversos caminos (miasmáticos). Pero la pregunta que me surge es, ¿por quién esta hablando este paciente?, ¿y en qué tiempos fueron inscriptos sus discursos?
El aporte de la Nueva Medicina creada por el Doctor Hamer, nos dice en relación a este tema, que todo comienza con un conflicto biológico denominado schok de Dirk Hamer, en el cual el paciente lo vive con mucha angustia, en soledad, sin poder dar respuesta al mismo.
Este conflicto se va a registrar simultáneamente en el cerebro, mente y órgano, y a su vez va a depender de una hoja embrionaria (endodermo, mesodermo y ectodermo) de que se trate para saber en que tiempo estamos situados en relación al mismo.
Si por ejemplo, el paciente presentara un conflicto de la hoja embrionaria endodermica, estaríamos ante un conflicto muy antiguo con un modelo de funcionamiento arcaico.
Es ahí donde surge esta pregunta ¿por qué o por quién esta hablando este paciente?
A esta altura me imagino que más de uno estaría pensando en aquellos autores que por ejemplo, como Rolf Carballo sostenía que en la 5ta. capa de la corteza cerebral estaría almacenada la filogenia y la ontogenia de la especie.
Pero bueno, no es el tema de hoy, si lo es la pregunta, ¿de dónde deriva el rencor y en qué punto sé emparenta con la nostalgia?
Si partimos de la hipótesis que un conflicto arcaico podría funcionar de manera automática con un determinado estimulo como por ejemplo el reflejo condicionado de Pavlov.
Estos conflictos arcaicos que tendrían respuestas automáticas podrían ser modelos funcionales de animales incorporados, pero también hay otra parte que desdibuja el momento y desdibuja la situación, y por lo tanto tiñe la nostalgia de otros tiempos.
Como se puede ver son diferentes tiempos los que pueden anudar al rencor y la nostalgia, pero entender que un síntoma puede ser la expresión de otros tiempos es lo que de alguna manera nos permite pensar al ser humano en sus tres dimensiones y ahora también incluyendo la cuarta, que le suma la Nueva Medicina.

Quiero agradecer el aporte de la Doctora Graciela Bill, por su incondicionalidad con la causa de formar médicos humanos para seres humanos. Este trabajo fue escrito en Sitges, Barcelona, el 1 de Abril de 2001.

 

Dr. Sergio M. Rozenholc