Ulcera Gástrica

Enfoque del Dr. Hamer

 

 

Tras el pedido de uno de mis profesores de la escuela de Homeopatía al cual quiero y admiro, y en virtud de poner luz mediante los conocimientos que aporta la escuela de la NUEVA MEDICINA me voy a referir a los problemas gástricos más precisamente a la Ulcera.
En principio casi todos los problemas relacionados con el estomago tienen que ver de manera directa con la dificultad de poder digerir o aceptar a una persona o a un acontecimiento.
En líneas generales son personas que manifiestan temor e intolerancia a lo que no es de su agrado. Se resisten a ideas nuevas que no son de ellas o no sienten pertenencia. Tienen dificultades para adaptarse a algo o alguien que va contra sus planes, hábitos o manera de vivir. Tienen un estado critico tan fuerte en su interior que no se permiten oír las demandas que emanan de su corazón. Se acusan de falta de audacia a sí mismos.
Si entendemos que la enfermedad es un mensaje tal vez lo que hay que descifrar en este tipo de pacientes es ¿por qué la necesidad de controlarlo todo resistiéndose a ideas de otros?
Tal vez confiar más en el prójimo es el camino de poder confiar más en el estomago y podría ser el cambio del destino en la circulación de los alimentos.
En tal sentido uno no debe decirle al cuerpo como debe ser un cuerpo ni como debe digerir. Lo mismo sucede con el entorno, cada uno tiene derecho a tener una manera de ver la vida y no siempre debemos compartirla, sí aceptar como lo diferente.
Si pensamos que el corazón tiene topográficamente la misma ubicación que el estomago y lo recorren, tal vez los mismos meridianos, concepto este compartido por la medicina china, viene a certificar tal vez esta ponencia.
Es que aceptar con amor a todos es permitir un transito diferente de lo que uno va a digerir dejando de lado los pensamientos críticos como “es injusto”, “no es correcto”, “es idiota”, etc., esto bloquea la evolución, la digestión y ulcera.

Espero que con lo escrito haber estado a la altura de vuestras expectativas profesor.

 

Dr. Sergio M. Rozenholc