Hiper-tensión

 

Es un tema frecuente de consulta médica y se la define como la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida. El corazón ejerce presión sobre las arterias para que estas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano. Esta acción es lo que se conoce como presión arterial. La presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima, con cada relajación. Una presión sistólica por encima de los 140 mm hg y una presión diastólica por encima de los 90 mm hg son los elementos que nos sirven para hacer el diagnóstico, de hipertensión arterial.
El 90 % de los casos es de etiología desconocida y otros 10 % es conocida. Entre otras causas, están las  renales, renovasculares, endócrinas, tumorales, drogas, embarazo, etc.
Algunos  factores de riesgo para que se produzca la hipertensión arterial  son la obesidad, el tabaco, la ansiedad asociada al stress., sedentarismo, etc. Y los riesgos que el paciente corre con la cronicidad de esta patología es que se le produzca un infarto, un accidente cerebro vascular, insuficiencia renal, etc.
Hasta aquí un muy breve reseña del tema,  pero me gustaría profundizar desde una óptica poco conocida e investigada sobre la Hiper-tensión.
Para entender este tema voy introducir el ejemplo de una persona que a los 50 años lo echan de su trabajo sin mediar ningún tipo de explicación y  no puede oponer ningún tipo de reacción a esta situación. Comienza a atravesar un callejón sin salida y queda despojado del sustento que le permite mantener a su familia e hijos y lo más grave,  es que de esto no puede hablar. Antes creíamos que era una cuestión psicológica,  pero en realidad pertenece al acervo biológico del paciente. Para poner un poco de luz a este tema tengo que explicar el concepto de territorio.
Podemos definir como territorio a todo aquello que es nuestro, que hemos adquirido desde el mismo momento de nacer, hasta el día de hoy. Un territorio establece una demarcación o límite entre lo que me pertenece y lo que pertenece a otro, de manera que muchas veces puedo sentir: 1)Pérdida de territorio, 2)Invasión de territorio, 3)Peligro inminente de invasión, 4)Arrebato de territorio, 5)Abandono voluntario o involuntario de territorio, 6)Y todas aquellas situaciones vividas que constituyan una amenaza constante, permanente y sostenida de mi territorio.
La noción de territorio ha sido primeramente definida a propósito de las aves, en efecto, ALTUM (1868) recurrió a este término cuando demostró que el canto era un  medio empleado por estos animales para organizar y defender su espacio. Esta noción conoció una devoción importante en los años 50, algunos autores no dudaron en hacer de esta una justificación biológica de la noción de propiedad privada. Esta tendencia, reforzada mediante observaciones bastante imprecisas,  concluyó en la definición más clásica: “el territorio es una superficie comprendida al interior del área vital típica de un animal, la cual es delimitada por marcas y defendida frente a congéneres (HEYMER 1977).
Todas las enfermedades surgen de la existencia de dos cerebros, uno verbal y otro preverbal, que trabajan en forma simultánea pero son independientes uno de otro.
El conflicto biológico del paciente que padece de hipertensión arterial es una clara muestra de falta de formación de un símbolo que no se traduce como tal, sino biológicamente.
En el paciente del ejemplo de la pérdida de su trabajo, lo que le ocurre es que hay una simultaneidad de un cerebro que trabaja con símbolos expresados por el lenguaje, con su capacidad analítica y discriminativa, y otro cerebro que procesa códigos que pueden relacionarse con nexos no discriminativos. Lo que aparece entonces,  es el cerebro dando una orden a las arterias  para aumentar la tensión de las mismas, y esto tiene un claro objetivo que se puede comprender con la visión que se compara a como el animal tiene que lograr cazar la presa y dar sustento para mantener a su horda.
Este mecanismo nunca  pudo la cultura erradicarlo,  sino que ha permanecido latente ante los acontecientos descriptos.
Hipertensión arterial equivale biológicamente a qué posesión perdí y cuan rápidamente tengo que dar respuesta. Qué perdí,  con lo que yo no tenía comunicación. Hay un conflicto biológico de desvalorización del clan, de pérdida del territorio distante tanto en espacio como en tiempo, con impotencia y sumisión forzada.
El territorio es una posesión.  Una posesión no es solamente el trabajo, sino que puede ser una mujer, un hijo o algo que el hombre viva como propiedad.
Si el paciente del ejemplo no puede rápidamente reaccionar y conseguir un trabajo, esto se traduce en una enfermedad crónica.
La propuesta homeopática tiene por objetivo en estos casos proponer un tratamiento para evitar la cronicidad del paciente y restaurar la salud.
Para entender esto cuento una pequeña historia. Pablo, un joven muy activo de 29 años,  se presenta a la consulta en noviembre de 2002. Pablo es casado desde hace 5 años, con Matilde. De la relación tuvieron una hija, de la que se siente muy orgulloso. La consulta la realiza a partir de que lo despidieron de su trabajo junto con otros muchachos, aludiendo la empresa disminución de costos. Él, en su primer momento, se sintió shockeado, sin poder dar respuesta a tal situación. La mujer que se atiende con homeopatía desde su infancia es la que le sugiere ver un médico homeópata.
Cuando llega a mi consulta,  su presión arterial marcaba 18mm hg la diastólica,  9,5 mm. Hg. la sístolica, presión que se venía manteniendo desde hacía dos meses, producto de la situación,  y que solo disminuía con ingestión de antihipertensivos.
Cuando comienzo a tomar su historia clínica pude rescatar 2 elementos interesantes de su esfera psíquica: el primero, que tenía una sensación de que él es todo poderoso y los demás sus inferiores,  y la segunda, de que por momentos tiene un cuadro de confusión mental como si estuviera intoxicado y con pérdida de memoria. A nivel de su cabeza destacaba la sensación de plenitud y por momento de estallido. Pablo sufría mucho el calor y tenía problemas cuando se exponía al sol durante el verano.
La prescripción de Glonoinum le permitió a Pablo producir un cambio importante en su vida, hablar de lo sucedido, volver a tener su tensión arterial normal y recuperar algo que siempre observo en pacientes que  enferman, que es recordar sus sueños. Pero lo mas interesante que sucedió en este paciente, es el cambio de actitud de vida ya que pudo conectarse con las cosas que le gusta y comenzó a trabajar en un emprendimiento de tipo creativo propio a nivel laboral, cuestión que tenía postergada durante años.

En mi experiencia la libertad que logra la medicina homeopátíca, consiste en reconectar nuevamente al paciente con su verdadera identidad., que por diversas razones abandonó a lo largo de su vida.

 

 

Dr. Sergio M. Rozenholc