La vida sin amor


La inteligencia sin amor, te hace perverso.
La justicia sin amor, te hace implacable.
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita.
El éxito sin amor, te hace arrogante.
La riqueza sin amor, te hace avaro.
La docilidad sin amor, te hace servil.
La castidad sin amor, te hace orgulloso.
La pobreza sin amor, te hace miserable.
La belleza sin amor, te hace ridículo.
La verdad sin amor, te hace hiriente.
La autoridad sin amor, te hace tirano.
El trabajo sin amor, te hace esclavo.
La sencillez sin amor, te hace mediocre.
La oración sin amor, te hace ser un farsante.
La ley sin amor, te esclaviza.
La política sin amor, te hace ególatra.
La amistad sin amor, te hace utilitario.
El matrimonio sin amor, te reduce a un objeto.
La fe sin amor, te hace fanático.
La cruz sin amor se convierte en tortura.
La vida sin amor, no tiene sentido.

Mc Arthur

 

Este hermoso poema encierra una enseñanza muy profunda para nuestro quehacer médico,  en la que observamos implícito el sentido de la enfermedad.
El clamor silencioso de la enfermedad no es otra cosa que la búsqueda desesperada del amor.
       

 

Dr. Sergio M. Rozenholc