Y la Genética… ¿qué?

En enero del año 2015, la Nasa envía al espacio, en una misión de estudio médico, a Scott Kelly, quien es uno de dos hermanos gemelos idénticos. Este permanece durante un año en una estación espacial, mientras el hermano gemelo Mark Kelly queda en tierra. El objetivo de este viaje fue analizar, a su regreso, cómo el espacio afectó el cuerpo de Scott, y esto fue posible estudiarlo, ya que Mark, el otro gemelo, se usó como testigo para contrastar todas las pruebas. Este estudio y los análisis presentados en Texas (EEUU) fueron llevados a cabo bajo la dirección del genetista Christopher Mason, de la Universidad de Nueva York. En enero de 2017, dieron a conocer a la prensa que del análisis del gemelo Scott que fue al espacio, se detectaron variaciones a nivel celular, corporal, como así también variaciones estructurales a nivel genético.

Traigo esta historia interesante en un momento de la medicina, donde el mundo médico se hace eco de los avances de la genética, y parece ser esta la que dicta las normas de la medicina preventiva en estos tiempos. Digo esto porque, es de público conocimiento que una actriz se amputó los pechos de manera preventiva por miedo a contraer cáncer, luego de un análisis genético. Esta decisión conmovió a mucha gente y sobre todo, luego que, un año después, decidió quitarse los ovarios. Aquí es donde me preguntaba: ¿esto de verdad es prevención?

¿No sería muy apresurado tomar este tipo de decisiones tan drásticas? ¿Quién garantiza que la información que el cuerpo tiene no se traslade de forma metastásica?

El Dr. Christopher Mason abre un nuevo concepto de la medicina: “los genes son pasibles de mutar información y por lo tanto, su estructura” cuando uno traspasa un espacio gravitatorio. En pocas palabras, la información que traemos cargada es posible transformar. (Creencias, mandatos, silencios,..)

Es ahí donde comencé a plantear, ¿no habrá otras maneras de hacer prevención, que estas amputaciones corporales? ¿Si seguimos por este camino, perderemos, acaso, el cuerpo que portamos?

Tal vez se puedan hacer controles periódicos, “tomar historias clínicas en donde no haya vacíos rellenos por ficción.”

Si bien es cierto que lo único que quiere un gen es hacer copias de sí mismo, como vimos, hay espacios que cambian el relato de la copia, por una ficción.

Ustedes se preguntarán qué es el vacío relleno por ficción.

Esto tiene que ver con lo transgeneracional, entender mandatos, pactos, silencios, heredados o adquiridos, que operan en nuestros cuerpos y mentes sin reconocerlos, como una implosión de una bomba, donde nadie sabe ni el porqué ni el cómo.

Creo que los últimos años, este tipo de problemática tuvo el aporte importante desde varias disciplinas: “las constelaciones familiares, lo psicología transgeneracional, la biodecodificación Hameriana y sobre todo, la medicina homeopática Hahnemanniana” que le pudo poner nombres a esos vacíos de las historias clínicas y producir un cambio gravitatorio en el sufrimiento humano.

Dr. Sergio Rozenholc

E-mail: doctorsergiorozenholc@gmail.com